Share This

Quiénes somos

El pasado martes 26 de enero de 2016, en el Centro Social Rey Heredia, numerosas personas y organizaciones nos reunimos para volver a denunciar y visibilizar la terrible situación en que se encuentran las refugiadas y refugiados que en su huida de la guerra llegan a nuestras fronteras. Europa no puede vivir de espaldas a esta brutal realidad. Ni puede mirar para otro lado, cuando por sus intereses –extracción y venta de materias primas, comercio armamentístico, intereses geoestratégicos, etc.- es en gran medida corresponsable y beneficiaria de estas situaciones de conflicto.

En esta Asamblea debatimos y vimos la necesidad de dar visibilidad a esta realidad y denunciar al mismo tiempo a las autoridades e instituciones la falta de un mínimo de sensibilidad y consecuencia con los compromisos que ya habían adquirido como son la posibilidad del tránsito de estas personas por territorio europeo hacia países de acogida, el cubrir esos mínimos de asilo para estas personas en los países que forman parte de la UE (compromiso de 160.000) y el del estado español de 16.000 – que a fecha de hoy se quedan en unas 18 personas-. Nos parecían y nos parecen irrisorias estas cifras y, si no fuese por lo escandalosa gravedad de la situación, una autentica broma que mientras más de dos millones de personas están en las fronteras de Europa pasando frío, hambre y autenticas penurias, las autoridades reparten cantidades vergonzantes de dinero a países de tránsito para que retengan y sirvan de freno a estas personas en su larga marcha.

Es por todo ello que decimos que no podemos ni queremos seguir mirando hacia otro lado y que tenemos que denunciar esta situación y ponernos en marcha. Sabemos que en el pasado se han hecho cosas, incluso se ha llegado a algunos compromisos para llevar a cabo, pero la situación es tan urgente que hay que dar una respuesta de la misma urgencia y para ello acordamos llevar a cabo una serie de denuncias, exigencias a autoridades e instituciones, actos y acciones que visibilicen ante la ciudadanía esta situación y encontremos entre todas una salida. Porque entendemos que es fundamental el cumplimiento de los DERECHOS HUMANOS y no se deben de quedar en una mera cuestión testimonial, porque no nos parece de justicia que a las personas se las ponga más impedimentos para circular que a las mercancías.